TRANSLATE

PROTECTORES SOLARES. Todo lo que necesitas saber

martes, 5 de mayo de 2015


Hola Queens!
En esta época del año es imprescindible hablar de un tema sobre belleza de vital importancia para nuestra piel, CÓMO PROTEGERNOS DEL SOL.
Ya sabemos que tener un protector solar es indispensable en el neceser, pero, ¿sabemos escoger bien cuál es el perfecto para nuestras necesidades?
Hay muchos errores que se cometen con este tipo de productos y desde mi experiencia y tirando de mis apuntes de cosmetología (si me leyera mi profe, con lo que nos quejábamos por estudiar "esas cosas"), voy a tratar de daros algunas pautas para elegir adecuadamente y así no sufrir quemaduras solares, manchitas, envejecimiento precoz...


A la hora de comprar un protector solar debemos tener en cuenta una serie de cuestiones, ya que existen miles de productos a escoger, pero no todos van a cubrir nuestras necesidades.
Lo más importante es diferenciar facial o corporal, aunque estas pautas sirven igual para los dos tipos, debéis tener ambos productos, ya que un protector facial se gastaría en menos de un día si queremos usarlo en todo el cuerpo, y un protector corporal, aunque cumple la función, su composición no es la más adecuada para la piel de la cara, seguramente acabarás llena de granitos de los que no se ven pero se sienten.

¿QUÉ SON  Y PARA QUE SIRVEN LOS PROTECTORES SOLARES?
Es un producto cosmetológico que debido a su composición nos crea una película en la piel, que nos protege de las radiaciones solares. Existen varios tipos de radiaciones, pero las que más nos interesan son las UVA y las UVB.
Las radiaciones UVA son capaces de atravesar el vidrio y llegar a capas más profundas de la piel, por lo que son las causantes del envejecimiento prematuro (manchas, arrugas...), alergias solares, además de estar relacionadas con el cáncer de piel. Te provocan un bronceado instantáneo pero muy poco duradero. 
Las radiaciones UVB llegan sólo un 10%, no pueden atravesar el vidrio, pero son más energéticas por lo que produce mayor efecto sobre la piel. Produce el tono de bronceado, es indispensable para la síntesis de la vitamina D, pero también produce las quemaduras solares. 

Así que lo mejor es un protector solar que actúe frente a estos dos tipos de radiaciones, o comprar un pantalla total, que protegerá sobre todas las radiaciones solares que puedan alcanzarnos.
Estos protectores generan una película en la piel que hace de pantalla para que se reflejen las radiaciones y no penetren en la piel. Aunque esta protección no es del 100x100, incluso si utilizas la crema con factor de protección 100. Y esto nos lleva a otra pregunta indispensable...

¿QUÉ ES EL FPS Y CUÁL DEBO ESCOGER?
El Factor de Protección Solar (FPS) es un índice que mide el tiempo que puede pasar la piel expuesta al sol sin quemarse, es decir la protección contra los rayos UVB. Es algo raro, ya que siempre se ha entendido como el nivel de protección, a más FPS, más protegido. Pero no es así, realmente es un cálculo de como responde la piel con protección a un tiempo determinado expuesto al sol, frente a la piel sin protección. Un poco lioso la verdad. Ya que esto nos puede llevar al error de comprar una crema con FPS muy alta y tenerla todo el día, cuando tampoco sería efectiva por la sudoración de la piel. 
Para saber cómo escoger el FPS más adecuado, hay que tener en cuenta nuestro tipo de piel y cómo suele responder ante el sol. Y siempre utilizar protector, aunque ya estés en "modo negra", porque el cáncer de piel, el envejecimiento y todos los demás riesgos seguirán estando ahí.
Para elegir el FPS podéis guiaros de estas tablas de PortalFarma, son como las que yo me tuve que aprender, que te sirven para saber el FPS adecuado según tu fototipo de piel y  un índice que mide el nivel de la radiación que nos llega según la época del año, el UVI (1-3 es radiación baja, 4-6 media, 7-9 alta y 10 ó más es radiación extrema)





En Andalucía, los meses de verano, yo diría que andaremos en un UVI de 10 ó más, y teniendo en cuenta que el fototipo más común está entre el III y IV, debemos mantenernos en un FPS mínimo de 25. 
Yo suelo comprar siempre de 50, ya que soy más blanquita. Y os aseguro que me pongo morena, tardaré más que esa chica que se embadurna de aceite Johnson, pero la salud ante todo!
Por cierto, el índice UVI suelen decirlo en las noticias o periódicos durante el verano, así podemos hacernos una idea más fiable para escoger el FPS.

TIPOS DE PROTECTORES Y CÓMO ESCOGER EL MEJOR PARA TI

Desde luego saber cual es el que mejor te va, te lo da la experiencia. Seguro habéis probado mil protectores, unos os encantaron, otros os defraudaron, otros os provocaron quemaduras graves (como a mi, hace 3 veranos, por usar uno caducado), pero lo que sí es importante es tener en cuenta vuestro tipo de piel, cómo os afecta el calor en cuanto al sudor, si os bañáis mucho o sois más de vuelta y vuelta... 
Ya venden distintos tipos en cuanto a textura, leches más líquidas y de absorción rápida, cremas más espesas que nos dejan un tonillo blanco porcelanoso, los sprays super rápidos de aplicar y se secan enseguida, etc. Yo soy de las clásicas, me gusta la textura de crema de toda la vida, pero con aplicador de spray, que es un poco menos espesa. Y como soy de las de pasar más rato en el agua, siempre los elijo resistentes al agua, y a poder ser con "algo" antimedusas (¡que miedo me dan!).

Eso si, no caigáis en marcas caras o baratas, fijaros bien en las etiquetas, que pongan que protegen contra los rayos UVA y UVB, escoger vuestro FPS, y tener en cuenta la cantidad de producto y cuánto lo usáis, para que no os sobre de un año a otro. Hay estudios de la OCU que pone las marcas de super por encima de las de farmacia. Así que es difícil saber cuando te engañan. 

RECOMENDACIONES Y PRECAUCIONES PARA USARLOS CORRECTAMENTE
- Nunca uséis protectores ya abiertos de otros años o caducados.
- No tomar el sol, aunque uses protección entre las 12 y las 16 horas del día. 
- Ponerte la crema media hora antes de exponerte al sol, o esperar un poco para meterte en el agua.
- En el tema facial, mejor no maquillarse para ir a la playa, pero si no lo puedes evitar, la protección va después de tu crema hidratante habitual y antes de la base de maquillaje.
- Volver a ponerte crema después de dos horas al sol, sobretodo si te bañas (aunque sea resistente al agua), y si tomas el sol, ya que al sudar, expulsamos la crema.
- Ponte protector aunque el día esté nublado.
- Las colonias, desodorantes o cosméticos que contengan alcoholes pueden producir manchas oscuras, así que mejor evitarlos al tomar el sol.
- Tener más precaución si estas embarazada, si tienes muchas pecas o lunares, o piel muy sensible al sol...
- Para los niños, extremar la precaución, que no les falte nunca la capa de crema, aunque sea a pegotazos, gorro, y debajo de la sombrilla todo el tiempo que puedas mantenerlo quieto. 
- Hay que aplicar una capa generosa de crema, nada de un pegotillo y expandir al máximo. Se ha estudiado que la cantidad de crema necesaria por un adulto medio es de 36gr cada dos horas. Así que mejor aplicarnos la crema sin miedo.
- Usar siempre gafas de sol, ya que la arena o el agua refleja las radiaciones, y aunque estés en la sombrilla, tus ojos sufren las consecuencias del sol. Yo es que directamente no veo sin las gafas de sol, así que para mi son imprescindibles. Eso si, que tengan protección UV, no valen las baratillas sin control de calidad ni nada.

Bueno y eso es todo amigos! Jejejeje! Un post bastante largo, pero creo que os puede ayudar a resolver algunas dudas. Aunque no he querido hablar de marcas específicamente, si os digo que este año creo que voy a probar las de Babaria (a ver cómo huelen) y para la cara uso la de FPS 50+ Antihelios de La Roche Posay. 

Nos vemos mañana con un post donde os explico mi forma de alimentación durante el embarazo.
¡Gracias por leerme!

PUEDES SEGUIRME EN
FACEBOOK       INSTAGRAM      TWITTER

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola Queens!! No olvidéis dejar vuestra opinión!!